Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

jueves, agosto 24

Neutrales

San Nicolás de Flüe (1417-1487), predicaba las bondades de mantenerse alejados de conflictos ajenos y, todavía hoy, este principio marca la pauta de la política exterior suiza. No deja de ser curioso, que el origen de esta neutralidad esté en un hombre piadoso que llegó a capitán en el ejército de su tierra y que se preguntaba lo siguiente: ¿Podermos sacrificar nuestros hijos en contiendas ajenas?'

En 1515, los suizos proclamaron su neutralidad y ésta se les reconoció oficialmente en la Paz de Westfalia (1648) y se reiteró, en 1815, en el Congreso de Viena por todas las potencias europeas que veían en la neutralidad helvética un elemento importante del nuevo equilibrio europeo.

Los deberes y derechos de los estados neutrales en tiempos de guerra fueron elaborados por la comunidad internacional en 1907 y establecen que, en tiempos de paz, los estados neutrales pueden tomar su propio rumbo en política exterior, siempre que no ingresen en alianzas militares como la OTAN porque si lo hiciesen perderían su estatus neutral.

Con el final de la 'guerra fría', Suiza ha tenido que redefinir su concepción de la neutralidad política y ha asumido un papel importante en la 'Asociación para la Paz' creada por la OTAN en 1994 con el fín de fomentar la paz y la seguridad en el mundo, pero se ha reservado el derecho de retirarse de acciones pacificadoras, si su neutralidad está amenazada.

La entrada en acción de tropas suizas no armadas en Kosovo, donde los voluntarios suizos intervinieron en 1999, trajo consigo un importante debate sobre la compatibilidad de la neutralidad suiza con su papel de mediador internacional. Una encuesta realizada en 2001, reveló que el 83% de los suizos quería que siguiese vigente su estatus neutral. Sin embargo, el 10 de junio de 2001, el electorado suizo aceptó en referendum, si bien por muy escasa mayoría, que el ejército nacional participase en misiones internacionales de paz, aprobando incluso que los militares puedan llevar armas para su autodefensa. El ejército suizo puede, además, participar con ejércitos extranjeros en maniobras y ejercicios.

Aunque no sea tan notorio, Suiza no es el único país con estatus neutral en Europa. Suecia (1815), Bélgica (1830), Irlanda (1921), Finlandia (1948) y Austria (1955) también lo tienen reconocido.

lunes, agosto 21

Típicamente suizo

El 'Zeughauskeller' es uno de los restaurante suizos más conocidos en todo el mundo por sus platos tradicionales, con frecuencia basados en recetas antiguas. Se encuentra en Zürich, en cruce de la Bahnhofstrasse con la Paradeplatz y su horario permite cenar hasta las 11 de la noche, lo que en Suiza es un exceso.

El local en el que está instalado data, nada menos, que de 1469 y estaba dedicado a arsenal militar en su planta baja y a granero en la superior. Hasta que se trasladó al Museo Nacional, en el arsenal se guardaban las armas de Guillermo Tell, tal y como atestigua un inventario realizado en 1644.

En 1868 el estado subastó el edificio y se lo adjudicó un comandante retirado del ejército que lo dedicó a viviendas, un uso que se mantuvo hasta 1926, fecha en la que se abrió el restaurante.

Es famoso por su ensalada de patatas y sus salchichas Schüblig, hechas con carne de vaca y cerdo y un ligero toque picante, pero también pueden probar lo que ellos llaman 'La espada del alcalde', un entrecot de becerro muy condimentado o la ternera desmenuzada, la muy típica especialidad local con crema, champiñones y salsa de vino blanco.

Desde hace más de 25 años, el local está dirigido por la familia Hammer. Ellos y 78 empleados, 26 en la cocina, atienden a la numerosa clientela de todo el mundo que cada día visita este restaurante, con capacidad para 270 personas.

miércoles, agosto 16

Roger de Taizé y del Jura

Taizé se encuentra en Francia, en el sur de la Borgoña. Allí, Roger Louis Schutz-Marsauche fundó en 1940 una comunidad ecuménica internacional.

Los hermanos que la integran se comprometen a compartir los bienes materiales y espirituales, el célibato y una gran sencillez de vida. En la actualidad, la comunidad reúne a un centenar de hermanos católicos, luteranos, calvinistas, anglicanos, protestantes y ortodoxos de más de veinticinco nacionalidades. La comunidad vive de su trabajo y no acepta ni donaciones ni regalos para ellos mismos.

El alma de esta comunidad sigue siendo el Hermano Roger (1915-2005), un suizo de Provence, en el Jura, que en 1940, recién consagrado pastor protestante, siguiendo los pasos de su padre que también lo había sido, hizo un viaje en bicicleta por Francia, el país de su madre. Al final de una de sus etapas, llegó a una aldea, justo en la frontera que separaba la Francia ocupada por los nazis de la Francia de Vichy. En aquel pueblecito de frontera, al lado del imponente Monasterio de Cluny, el Hermano Roger se instaló con su hermana en una casa abandonada hasta la que la guerra fue vomitando judíos, refugiados políticos y desertores nazis. A todos les daba un plato de sopa y les acogía sin tener en cuenta ni su credo ni su nacionalidad. Cada día, el Hermano Roger se iba a rezar al bosque para que los refugiados judíos, agnósticos o atéos no se sintieran incómodos u obligados a acompañarle.

Lo que había empezado como una casa de acogida, pronto se fue convirtiendo en algo muy diferente con la llegada de personas que hallaron su vocación y su plenitud como personas en aquella forma de vida y terminada la guerra, los nueve primeros Hermanos de Taizé pronunciaron sus votos en la pequeña iglesia románica del pueblo. Acababa de nacer una orden monástica tan sugerente como atípica. La única fundada jamás por un protestante y la única formada por fieles de los diferentes credos cristianos. Cuando le preguntaban sobre los orígenes de Taizé, el Hermano Roger siempre recordaba a su abuela, una mujer protestante que en los peores días de la I Guerra Mundial iba cada tarde a rezar a una iglesia católica como símbolo de unidad en una Europa dividida por la guerra.

Los Hermanos de Taizé pronto extendieron su forma de vida a comunidades instaladas en lugares castigados por la miseria como los suburbios de Brasil, Senegal y Corea y Juan XXIII —que en su etapa de nuncio en París había visitado Taizé—tuvo el insólito gesto de invitar al protestante Hermano Roger al Concilio Vaticano II. Seis décadas después de su creación, Taizé acoge cada año a miles de personas de todos los credos en busca de una experiencia mística y de una espiritualidad sin fronteras. Por allí han pasado 14 obispos luteranos suecos, patriarcas ortodoxos y hasta tres arzobispos de Canterbury. En 1986 lo hizo Juan Pablo II, amigo del Hermano Roger desde los años 60, quien proclamó con gran plasticidad: 'se pasa por Taizé como junto a una fuente. El viajero se detiene, se refresca y continúa su camino'.

Desde 1982 miles de personas se congregan cada año en una ciudad europea —en el año 2000 fue Barcelona, el año pasado Lisboa— convocadas por el Hermano Roger y acuden cada primavera a celebrar la Pascua con los hermanos de la comunidad.

Tres veces al día, todo se detiene enTaizé: el trabajo, los estudios bíblicos, los coloquios y las diversiones. Las campanas llaman a la oración en la iglesia y centenares, a veces miles, de jóvenes de países muy diversos de todo el mundo, rezan y cantan con los hermanos de la comunidad. Se lee la Biblia en varias lenguas y en medio de cada oración común, el largo tiempo de silencio es un momento único de encuentro con Dios.

Hoy hace un año, al caer la tarde, en uno de esos momentos de oración, una mujer rumana, enferma mental, acabó con su vida asestándole varias puñaladas. Tenía 90 años. La comunidad de Taizé sólo ha pedido que recemos por él esta sencilla oración:

'Tú, Cristo de compasión, nos concedes estar en comunión con quienes nos han precedido, y que pueden permanecer muy cerca de nosotros. Ponemos en tus manos a nuestro hermano Roger. Él ya está contemplando lo invisible. Tras él, tú nos preparas para acoger un resplandor de tu claridad.'

lunes, agosto 14

Cine y ópera con acento de los Grisones


Daniel Schmid dirigió siete óperas para los teatros de Zürich y Ginebra, una de ellas el Guillermo Tell de Rossini, porque si uno nace en medio de los Grisones y decide montar una ópera, parece inevitable que sea ésta.

Fue un hombre con una amplia formación en la Universidad Abierta de Berlín, en la que estudió arte y periodismo. Trabajó de actor con Rainer W. Fassbinder - 'Lili Marleen'- y Wim Wenders -'El amigo americano'- antes de dedicarse él mismo a dirigir, producir y escribir los guiones de 15 películas, por las que obtuvo el reconocimiento del público suizo y alemán. Películas en las que dirigió a Geraldine Chaplin, Gerard Depardieu o Lucia Bosé.

En 1984, estrenó 'Il Bacio di Tosca' en el Festival Internacional de Cine de Locarno, un documental sobre la 'Casa Verdi' de Milán, una institución que alberga cantantes de ópera jubilados y con pocos medios, entre los que se encontraba Giulietta Simionato, y que es una de sus obras más conocidas fuera del ámbito germano.

Schmid, que en los últimos años residía entre París y Ginebra, regresó este año a Flims, su pueblo natal, para morir el pasado 5 de agosto a los 64 años, víctima de un cáncer.


viernes, agosto 11

Un salmo patriótico



Schweizerpsalm

Trittst im Morgenrot daher,
Seh'ich dich im Strahlenmeer,
Dich, du Hocherhabener, Herrlicher!
Wenn der Alpenfirn sich rötet,
Betet, freie Schweizer, betet!
Eure fromme Seele ahnt
Gott im hehren Vaterland,
Gott, den Herrn, im hehren Vaterland.

Kommst im Abendglühn daher,
Find'ich dich im Sternenheer,
Dich, du Menschenfreundlicher, Liebender!
In des Himmels lichten Räumen
Kann ich froh und selig träumen!
Denn die fromme Seele ahnt
Gott im hehren Vaterland,
Gott, den Herrn, im hehren Vaterland.

Ziehst im Nebelflor daher,
Such'ich dich im Wolkenmeer,
Dich, du Unergründlicher, Ewiger!
Aus dem grauen Luftgebilde
Tritt die Sonne klar und milde,
Und die fromme Seele ahnt
Gott im hehren Vaterland,
Gott, den Herrn, im hehren Vaterland.

Fährst im wilden Sturm daher,
Bist du selbst uns Hort und Wehr,
Du, allmächtig Waltender, Rettender!
In Gewitternacht und Grauen
Lasst uns kindlich ihm vertrauen!
Ja, die fromme Seele ahnt,
Gott im hehren Vaterland,
Gott, den Herrn, im hehren Vaterland.


El actual himno nacional suizo debe su letra original en alemán al periodista Leonhard Widmer y la música es del sacerdote Alberich Zwyssig. Data de 1841 pero hasta el 1 de abril de 1981 no fue adoptado como tal de manera oficial.

Hasta 1964, los suizos utilizaban también como himno el 'Rufst Du mein Vaterland' (Cuando mi Patria me Llama) una canción muy popular con la misma música del himno nacional británico. Ese año, 12 cantones dieron su conformidad a la propuesta del gobierno para adoptar el Schweizerpsalm como único himno nacional. El rechazo del resto de los cantones, provocó que sólo fuese aprobado de manera provisional a la espera de encontrar un nuevo himno que consiguiese el respaldo de toda la Confederación Helvética.

Tras varias propuestas, ninguna obtuvo tantos votos como el salmo patriótico y el gobierno lo confirmó como himno nacional suizo argumentando que era 'una canción completamente suiza, oficialmente dignificada y ceremonial, el tipo de Himno Nacional que a la mayoría de nuestros ciudadanos le gustaría tener'.

Existen traducciones, bastante libres, al francés, al italiano y al romanche.

Desde el 06/11/06...