Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

lunes, octubre 31

El laberinto de Ginebra


Ginebra, número 10 de la Rue des Rois, cementerio medieval de Plainpalais, tumba 735, posición D-6.

En el anverso de una piedra blanca y tosca, obra del argentino Eduardo Longato, un nombre, dos fechas, una cruz galesa, un grabado circular con siete figuras humanas y la inscripción, en inglés arcaico: 'And ne forhtedon na'. ('Y que no temieran', aunque otros han traducido, con mucha libertad, 'las puertas del cielo se abrieron hacia él'.)

En el reverso está escrito, en noruego, 'Hann tekr sverthit Gram okk legger i methal theira bert', dos versos de la Völsunga Saga cuya traducción es 'Él tomó su espada, Gram, y colocó el metal desnudo entre los dos'. Más abajo, el grabado de una nave vikinga y la inscripción: 'De Ulrica a Javier Otálora'.

Y el eco, entre los árboles, nos recuerda que sólo una cosa no hay y es el olvido.

domingo, octubre 30

Arthur Honegger

Nació en Le Havre, vivió en Francia, viajó por todo el mundo, tuvo influencias germanas y está enterrado en París pero tenía nacionalidad suiza.

'Arthur, tu es parvenu à obtenir le respect d'une époque irrespectueuse. Tu joignais à la science d'un architecte du Moyen Age la simplicité d'un humble ouvrier des cathédrales. Tes cendres sont brûlantes et ne refroidiront plus, même si notre terre a cessé de vivre. Car la musique n'est pas de ce monde et son règne n'a pas de fin'.

Jean Cocteau

sábado, octubre 29

Ciudad de dioses


Calvino quiso que Ginebra se transformara en la Ciudad de Dios, para lo cual impuso pureza, fe religiosa y rigidez sin límites. Los calvinistas se atienen de una manera estricta a la doctrina de la predestinación afirmando la 'incapacidad moral' de la especie humana, incapaz de realizar buenas acciones por instinto natural. Solamente los elegidos por la 'gracia irresistible' de Dios serán salvados, independientemente de su voluntad y vocación para el mal.

¿Existe una ciudad más adecuada para alojar esta sede?

viernes, octubre 28

Fondue Neuchateloise



  • 150 gr. de queso Emmenthal
  • 150 gr. de queso Gruyère
  • 2 dl. de vino blanco
  • Un poco de fécula de patata desleída en agua
  • Pimienta y Nuez Moscada
  • 1 diente de ajo
  • Trocitos de pan

Frotar bien la marmita de fondue con un ajo, poner en ella los quesos rallados que se dejaran derretir despacio, a fuego lento, con el vino blanco, removiendo sin cesar con una cuchara de madera.

En cuanto se formen burbujas, añadir poco a poco el preparado de fécula y sazonar con sal, nuez moscada y un poco de pimienta. Servir la marmita así en la mesa sobre la lámpara de alcohol y al mismo tiempo, servir los trocitos de pan, dispuestos ya por adelantado en los platos.

Con los pinchos de fondue, pinchar un trocito de pan e introducirlo en la marmita y cuando el pan esté completamente untado de la mezcla de quesos, se puede comer.

jueves, octubre 27

Poderoso caballero es Don Dinero


Madre, yo al oro me humillo,
Él es mi amante y mi amado,
Pues de puro enamorado
Anda continuo amarillo.
ue pues doblón o sencillo
Hace todo cuanto quiero,
Poderoso caballero

Es don Dinero.
Nace en las Indias honrado,
Donde el mundo le acompaña;
Viene a morir en España,
Y es en Génova enterrado.
Y pues quien le trae al lado
Es hermoso, aunque sea fiero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

Son sus padres principales,
Y es de nobles descendiente,
Porque en las venas de Oriente
Todas las sangres son Reales.
Y pues es quien hace iguales
Al rico y al pordiosero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

¿A quién no le maravilla
Ver en su gloria, sin tasa,
Que es lo más ruin de su casa
Doña Blanca de Castilla?
Mas pues que su fuerza humilla
Al cobarde y al guerrero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

Es tanta su majestad,
Aunque son sus duelos hartos,
Que aun con estar hecho cuartos
No pierde su calidad.
Pero pues da autoridad
Al gañán y al jornalero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

Más valen en cualquier tierra
(Mirad si es harto sagaz)
Sus escudos en la paz
Que rodelas en la guerra.
Pues al natural destierra
Y hace propio al forastero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

Don Francisco de Quevedo y Villegas

miércoles, octubre 26

En la frontera


Este blog nació aquí y no era un blog. Igual que Ginebra, está en la frontera.

¡Bienvenidos a Suiza!


Pues eso, aquí estamos en ese maravilloso y pequeñito país, poblado por generaciones y generaciones de calvinistas bien alimentados y que no han sufrido dos guerras mundiales en un siglo.

Un paraíso, tal vez un poco aburrido y demasiado policial, pero seguro.

Desde el 06/11/06...