Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

miércoles, febrero 8

Mens sana in corpore sano


Este edificio es el pabellón principal del Universitäts Spital de Zürich, un sitio al que he viajado mentalmente muchas veces en los últimos meses. Hoy he sabido que tienen un estupendo departamento de cirugía del oído y que son punteros en muchas especialidades médicas. Nada extraño porque los establecimientos sanitarios de Suiza tienen muy buena reputación.

La sanidad es uno de los índices que se toman en consideración al valorar la calidad de vida de una ciudad o un país y Zürich ha sido calificada varias veces como la ciudad con mayor calidad de vida en todo el mundo.

Estaré unos días fuera de juego por un problemilla que bien podrían tratarme en ese hospital; no se preocupen, volveré pronto a contarles historias y anécdotas suizas.

martes, febrero 7

Bahnhofstrasse


En esta calle de Zürich se encuentran algunas de las tiendas más caras del mundo. De todos los escaparates que pueden contemplarse paseando por ella, sin duda los de las joyerías son los más impresionantes pero no son el único atractivo.

Por ella no circulan coches, sólo los tranvias, y el paseo puede ser muy agradable haciendo sucesivas paradas en algunos de los muchísmos cafés que se encuentran a lo largo de la calle. Ya se sabe que comprar es una actividad agotadora así que en esta calle está todo previsto para el descanso entre tienda y tienda. Son muy de agradecer no sólo porque en Zürich suele hacer bastante frío sino porque para la mayoría de los mortales es la única posibilidad de poder decir que te has gastado unos francos en tan exclusiva zona comercial.

Otros establecimientos estratégicamente situados en la Bahnhofstrasse son los bancos. Nunca se sabe cuando te puedes encontrar con el diamante de tus sueños y no es cuestión de no poder quedártelo porque no lleves dinero suelto en ese momento.




lunes, febrero 6

De mano en mano


Los billetes de 200 francos suizos llevan le efigie de Charles Ferdinand Ramuz, un escritor nacido en Lausanne en 1878, licenciado en lenguas Clásicas por la Universidad de su ciudad natal que fué preceptor en Weimar.

Cultivó la novela, el ensayo, la poesía y también el periodismo. Toda su obra literaria es un alegato contra la germanización de la lengua francesa en suiza y una defensa de la cultura clásica latina. A Ramuz nunca le gustaron los 'bárbaros germanos'.

La crítica literaria, sobre todo la francesa, no acogió de buena gana sus audacias estilísticas y sin embargo, recibió los elogios de Gide, Claudel, Cocteau o Aragon. Las dos guerras mundiales influyeron de manera notable en su obra y contribuyeron a madurar su obra, hoy reconocida de manera unánime.

Murió el 23 de mayo de 1947 en Pully, muy cerca de Lausanne y allí está hoy su casa museo.

domingo, febrero 5

EHG

En el número 12 de la Avenue de la Paix, en un enclave privilegiado dentro del barrio de los organismos internacionales, está la Escuela de Hostelería de Ginebra, uno de los más prestigiosos centros de enseñanza profesional del mundo. Durante seis semestres, estudiantes de varias nacionalidades aprenden los secretos de la cocina y técnicas de gestión de hoteles o restaurantes, además de una esmerada cultura general, ofimática, formación física y varios idiomas.

Para ser admitido, es imprescindible presentar un certificado que acredite haber cursado la enseñanza secundaria o tener una experiencia profesional en hostelería o restauración de al menos 18 meses, hablar y escribir correctamente el francés, tener conocimientos suficientes de inglés o alemán y por último, superar una entrevista personal.

Cada alumno tiene un plan de carrera personalizado, en función de sus intereses profesionales y antes de graduarse, realizan prácticas en hoteles y restaurantes que colaboran con la escuela, durante otros seis meses.

sábado, febrero 4

Fronteras lingüísticas

Hay entre los suizos gente de Uri, del Valais, de Zúrich, de Berna, suizos franceses o tesineses, habitantes de ciudades, campesinos de montaña, obreros, grandes industriales, gente sana o enferma, delincuentes etc. Hay muchas cosas que nos pueden caracterizar mejor que una política común.

En Europa se pueden hallar tantos argumentos para integrar a todos los europeos como se hallan en Suiza para caracterizar a los suizos. Cuando digo Suiza, estoy pensando ante todo en el lado sur del Jura suizo alemán hasta el Cantón de Soleura. No muy lejos de ahí ya estamos en el Cantón de Berna o en Argovia, donde tampoco me siento extranjero.

Cuando estoy en Basilea, en Zúrich o en Lucerna, todavía llego a comprender bastante bien a la gente y veo que muchas cosas siguen siendo iguales, menos la lengua. Pago siempre con la misma moneda, todavía no estoy en el extranjero, aunque ya me haya alejado bastante de mi pueblo natal. En la Suiza francesa y en el Cantón del Tesino me siento francamente más foráneo. El italiano no lo hablo y el francés apenas. Pero se paga siempre con la misma moneda, los precios son los mismos, los reglamentos también, y hasta los soldados llevan los mismos uniformes. La verdad es que estoy muy contento que estén con nosotros los tesineses, los suizos francófonos y los de lengua retorrománica.

Peter Bichsel
'La Suiza de los suizos'

miércoles, febrero 1

Diseño para la eternidad

Hasta el próximo 1 de abril, el Bellerive Museum de Zürich, un precioso palacete en medio de un parque, acoge una exposición muy interesante y original: 'Diseño de cementerios, entre lo eterno y lo transitorio.'

En torno al tema del diseño de cementerios, el Bellerive ha organizado una serie de cursillos y debates abiertos al público en los que participarán especialistas en la materia como arquitectos, paisajistas, escritores, responsables de cementerios y conservadores de museos.

También está prevista la proyección de películas relacionadas con la muerte, por ejemplo Requiem, una película suiza de 1993, dirigida por Walter Marti y Reni Mertens con música de Léon Francioli. Otra de las actividades paralelas es una visita guiada al cementerio Sihlfeld de Zürich, el primero de Europa que incorporó un crematorio en el lejano año de 1889.


En Suiza, la normativa reguladora de los cementerios exige la observancia ciertas reglas con relación al paisaje y al medio ambiente y en la actualidad, los camposantos son también áreas de paseo sin connotaciones lúgubres, lo que permite pensar que la muerte ha logrado al fin integrarse en la vida.

Desde el 06/11/06...