Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

jueves, octubre 9

Todavía queda el hombre

Esta semana se ha hecho público que el fallo que obligó a paralizar el funcionamiento del acelerador de partículas LHC, se debió a una ensambladura que no estaba bien colocada. Sólo falló una de las 10.000 que tiene y Lyn Evans, responsable del proyecto, atribuyó este fallo, con mucha probabilidad, a un error humano.

Cada vez que he leído algo de este proyecto tan espectacular, en el que están implicados cientos de ordenadores y los mayores avances en inteligencia artificial, he sentido vértigo al pensar que estamos al borde de una 'dictadura cibernética' en la que el hombre sólo sea un instrumento más. Pero parece que todavía hay esperanza porque resulta que el famoso Gran Colisionador de Hadrones, que pasa por ser la máquina más sofisticada y compleja de la historia, con todo su astronómico presupuesto, puede fallar porque un hombre 'meta la pata'.

Tal vez no lo entiendan pero a mí, la noticia me ha provocado una sonrisa irónica.

No hay comentarios:

Desde el 06/11/06...