Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

jueves, noviembre 15

Invierno


Hans Castorp experimentaba dentro de su pecho civilizado, simpatia hacia los elementos (...) Si no se sentía en seguridad allá arriba, en la grandiosidad y el silencio de muerte de este paisaje - y ese hijo de la civilización no se sentía en su elemento - su espíritu y sus sentidos habían ya trabado conocimiento con lo enorme y con lo extraño (...) y si se podía hablar de una enorme simpatía de Hans Castorp hacia el enorme salvajismo del invierno, es porque experimentaba, a pesar de su piadoso terror, que ese paisaje era la decoración más conveniente para madurar los complejos de sus pensamientos (...) pensamientos que concernían al estado y a la posición del 'Homo Dei'.

Thomas Mann
La Montaña Mágica

2 comentarios:

Sir John More dijo...

Jo, si vieras cómo estoy disfrutando con Mann y esa montañita... Gracias por el chivatazo.

Besos.

T dijo...

Es una de mis pasiones confesables, Sir.

Desde el 06/11/06...