Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

sábado, junio 2

Glaciares y cumbres

Entre los lagos Thun y Brienz, en el Cantón de Berna, se encuentra la antigua Aarmühle, uno de los destinos turísticos más antiguos de Suiza. En 1891 cambió su nombre por el de Interlaken y en la actualidad sigue siendo visitada por numerosos turistas que siguen los pasos de Goethe, Mendelssohn o Lord Byron que gustaban de descansar allí.

Entre Interlaken y Brig, ya en el Valais, se encuentra Jungfrau-Aletsch-Bietschhorn, un conjunto de montañas, valles y glaciares declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 2001. Es la zona alpina con mayor número de glaciares y en la que se encuentra el más grande de Europa, el Aletsch, con 23 kilómetros de longitud y 120 de superficie.



Pero si el Aletsch es impresionante, toda la zona es espectacular. Son 54.000 hectáreas en las que se encuentran nueve cimas que superan los 4.000 metros de altura, destacando el macizo de Jungfrau, al que se puede acceder desde Grindelwald, en un tren de montaña con un recorrido no apto para quienes padezcan vértigo que incluye el interior rocoso del Eiger y que llega hasta de la estación Jungfraujoch, a casi 3.500 metros de altura.

El Bietschhorn, el rey del Valais, es con 3.934 metros de altura, uno de los picos más altos de los Alpes Berneses y fue coronado por primera vez en 1859 por el inglés Leslie Stephen.



Todo el conjunto atrae cada año a miles de vistantes de todo el mundo y su impresionante paisaje, como certificaba la UNESCO cuando lo declaró patimonio de la humanidad, ha jugado un importante papel en la literatura, el arte, el alpinismo y el turismo alpino de Europa.

No hay comentarios:

Desde el 06/11/06...