Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

jueves, diciembre 7

Reflexiones de un cristiano

Georges Haldas (Ginebra, 1917) es un reputado escritor que ha dedicado gran parte de su obra a Cristo. Para mí, tiene especial interés su libro 'El Cristo a cielo abierto'. Es un cristiano controvertido y discutible que en muchas ocasiones se ha declarado en contra del poder temporal de la Iglesia y del Papa, pero su lectura es siempre interesante.

Los párrafos que reproduzco abajo, pertenencen a una entrevista que le hizo Pascale Zimmermann para La Tribune de Geneve.



Fui bautizado como ortodoxo, en Grecia, pues mi padre era griego. Mi madre era protestante, ginebrina, y fui educado en el protestantismo. Luego, para casarme con la mujer que quería, y que era católica, me convertí al catolicismo. Pero eso no es muy interesante. Esas separaciones en el cristianismo me parecen totalmente anacrónicas y arcaicas.

Vivimos en un universo condicionado por el espacio y el tiempo. Cristo trasciende toda la realidad terrestre. Es 'hijo de Dios' y existía antes de la creación del mundo. No está 'contra' todo lo que sacraliza la Iglesia -el matrimonio, la familia, la patria-, él está más allá. El hombre, por el contrario, como decía Kierkegaard, comete su mayor falta al hacer absoluto lo que es relativo y relativo lo que es absoluto.

Inmerso en una misoginia mediterránea, Cristo valoró a la mujer. La cruz de madera tiene dos ramas: la vertical conduce a Dios; la horizontal a los hombres, a la humanidad. No se puede amar a Dios si no se ama a los hombres, a todos los hombres. Cristo, al ser al mismo tiempo hijo de Dios e hijo de hombre, nacido de una mujer, le dio a ésta una dignidad fundamental... fue una mujer, la Samaritana, quien le llamó Mesías por primera vez y fue a una mujer, a María Magdalena, a quien escogió como primer testigo de su resurrección.

No hay comentarios:

Desde el 06/11/06...