Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

viernes, octubre 27

El pope del renacimiento italiano

Jacob Burckhardt (Basilea, 1818-1897) estudió teología protestante en Neûchatel, era hijo de un pastor calvinista y, sobre todo, historia y arte en Berlin y Bonn. Viajó mucho por Italia, era amante de los gatos y mantuvo una prolongada correspondencia con Friedrich Nietzsche, de quien fue amigo. Fue un persona poliédrica que, en vida, ya era considerado uno de los hombres más cultos de su tiempo y que desde hace muchos años ocupa un sitio de honor en la cultura europea sobre la que, por otra parte, tuvo una influencia notabilísima.

Tuvo una concepción individualista de la cultura y fue un declarado enemigo del predominio del estado sobre la persona así como de los fanátismos religiosos. Revolucionó la forma de estudiar la historia, rechazando las tendencias historicistas e idealistas dominantes en su época, y propuso un nuevo método: la Kulturgeschichte, que puede traducirse como historia de la cultura, entendiendo cultura en el sentido amplio de civilización.

Su primer artículo importante se titulaba 'Bemerkungen über schweizerische Kathedralen', es decir, 'Observaciones acerca de las catedrales suizas' y despés de esas notas vinieron muchas obras más. Una de las más conocidas es 'Die Zeit Constantins des Grossen', traducida al castellano con el título 'Del paganismo al cristianismo:la época de Constantino el Grande', en la que estudió los hechos y la trascendencia de una etapa histórica de transición que, en sus propias palabras 'habría de sellar el destino de todo el Occidente'.

Hablar de Burckhardt es, sobre todo, hablar del renacimiento italiano. Su obra 'Die Kultur der Renaissance in Italien' - La cultura del Renacimiento en Italia - está dividida en seis partes:




  1. El Estado como obra de arte.

  2. El desarrollo del individuo.

  3. El renacimiento de la antigüedad.

  4. El descubrimiento del mundo y del hombre.

  5. La sociedad y las fiestas y

  6. Costumbres y religión.

Es una obra imprescindible para conocer esa época fundamental de la cultura europea y debería ser de lectura obligada en todas las facultades de historia. Eso sí, fomenta la leyenda negra de la familia Borgia.



No hay comentarios:

Desde el 06/11/06...