Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

miércoles, julio 8

Nostalgia de Buenos Aires

En la intersección de Grand Rue con la Rue du Sautier, exactamente en el número 28 vivió Jorge Luis Borges sus últimos años. Así lo recuerda una placa que recoge sus impresiones sobre Ginebra:

'De todas las ciudades del mundo, de todas las patrias íntimas que un hombre trata de merecer durante sus viajes, Ginebra me parece la más propicia a la felicidad. A ella le debo el haber descubierto, desde 1914, el francés, el latín, el alemán, el expresionismo, Schopenhauer, la doctrina de Buda, el Taoísmo, Conrad, Lafcadio Hearn y la nostalgia de Buenos Aires.'

Pero no es el único homenaje de la ciudad a un escritor que considera propio. En Charmilles, un barrio muy popular, una calle lleva su nombre.

1 comentario:

Elena dijo...

Y en Jullien que ya te dije que es un santuario borgiano, puedes encontrar todo los que quieras sobre él menos sus obras. Así de raritos son los suizos; vas y te sacan el ensayo o la tésis escrita sobre él en cualquier rincón del mundo pero no pidas una obra suya porque no las tienen. Esto lo he descubierto hace poco y me quedé muerta.

Desde el 06/11/06...