Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

lunes, julio 7

Destronado



Roger Federer perdió ayer su torneo favorito, el de Wimbledon, en una final intensa y espectacular de las que sólo pueden verse en la pista central del All England Lawn Tennis and Croquet Club. Las casi cinco horas de juego efectivo, con dos interrupciones por la lluvia, nos dejaron algunos de los mejores puntos que se pueden ver en un partido de tenis porque a un golpe genial se sucedía otro. Fue un duelo de titanes que ninguno de los dos mereció perder, pero lo ganó Rafael Nadal, un español de 22 años, todo corazón y tenacidad, que ahora ya puede decir que es uno de los mejores tenistas del mundo. Porque aunque muchos no lo entiendan, los mitos sólo se forjan en la hierba de Wimbledon. Y fue muy emocionante verlo ganar, a lo grande y a todo un campeón, en el gran santuario del tenis.

7 comentarios:

Elena dijo...

Te estaba esperando, no te llame ayer por la tarde en mitad del partido porque me hubieras mandado a freir espárragos pero que bien me lo pasé. Fue un partidazo de locura, y ya te imaginaras que en mi casa la única que iba con Nadal era yo, así que cuando terminó el partido me quedé más ancha que larga y les dije a los dos, al padre y al hijo, que exigía una semana de hacerme la pelota. Me voy a pasar una buena temporada pasándoselo por los morros.

Ya sé que tu estarás feliz por haberlo visto ganar en Londres aunqeu fuese a tu adorado Federer.

T dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
T dijo...

Disfruté como una loca, Elena, porque fue un partidazo. El tie break del cuarto set fue de lo mejorcito que he visto. Y sí, estoy encantada de que Nadal haya ganado y lo haya hecho a lo grande.

PS/ A la que mandé a freir espárragos fue a P que tuvo la ocurrencia de llamarme cuando se estaba jugando el quinto set.

Anónimo dijo...

G.

Personalmente, después de ver semejante duelo, ejemplar dentro y fuera de la pista, lo titularía "entronizados".

T dijo...

Sí, es verdad pero uno tenía que perder. Y Federer aspiraba a su sexto título consecutivo, lo que hubiese sido toda una proeza. Sólo recuerdo dos partidos en esa pista con la misma intensidad: la final que McEnroe perdió con Jimbo Connors y la que le ganó a Borg.

it dijo...

Qué señorío! qué duelo entre dos verdaderos deportistas! qué fair play!
....y lástima que el nuestro (que es un crack!) no se vistiera como un pincel, como hizo Federer, para recibir su copa. Pero pese a eso: Aúpa, Rafa!!

T dijo...

Completamente de acuerdo, dearest. Alguien debería decirle a Nadal que así no se viste en ninguna pista de tenis, pero en Wimbledon es doble delito.

Desde el 06/11/06...