Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

jueves, noviembre 22

Requiem por un bailarín


El coreógrafo francés Maurice Béjart, director del Béjart Ballet de Lausanne, ha fallecido hoy a los 80 años, después de permanecer ingresado varios días en el Centro Hospitalario Universitario de Lausanne. Béjart, uno de los más grandes coreógrafos del siglo XX, había sido ingresado hace una semana aquejado de cansancio y sobrecarga, además del agravamiento de algunas dolencias crónicas.

A pesar de su delicada salud, el genial coregrafo seguía diariamente desde el hospital las actividades de su compañía y en especial los ensayos de La vuelta al mundo en 80 minutos, cuyo estreno mundial está previsto para el 20 de diciembre en Lausanne.

Nacido en Marsella el primer día del año 1927, primero fue bailarín, más tarde coreógrafo y director de su propia compañía y en la actualidad un referente indiscutible de la danza del siglo XX. Con una gran formación clásica que forjó bajo las enseñanzas de Madame Egorova, Madame Roussane y Léo Staats, trabajó al inicio de su carrera con prestigiosos coreografos de la talla de Jamine Charrat y Roland Petit.

Su primera creación, 'Sinfonía para un hombre solo' (1955) fue, en opinión de la crítica especializada, una revolución más sociológica que artística porque Béjart conservó la técnica clásica, pero cambió el espíritu del baile al que definió como un mínimo de explicación, un mínimo de anécdotas, y un máximo de sensaciones.

Es también muy relevante la labor pedagógica que realizó a través de su escuela Rudra, nacida en 1992 y con sede en Lausanne, y que tuvo su origen en Mudra, el primer centro de danza que el coreógrafo impulsó en 1970 en Bruselas. Por las dos escuelas han pasado algunas de las principales figuras de la danza de hoy.

Pocos días antes de morir había pedido 'más danza', emulando a Goethe que pedía 'más luz' mientras agonizaba.

No hay comentarios:

Desde el 06/11/06...