Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

jueves, enero 4

Un hotel con historia


La última estancia de la emperatriz Isabel de Habsburgo - Sissi -en Suiza comenzó el 30 de agosto de 1898 en Caux, en las alturas de Montreux. Allí se alojó en el Grand Hotel y, desde allí, realizó sus habituales excursiones a Chillon y sus frecuentes paseos en barco por el lago.

A finales de aquel verano, el 9 de septiembre, decidió trasladarse al Hotel Beau Rivage, en el número 13 del Quai du Mont-Blanc de Ginebra, acompañada de la condesa Sztaray, del Dr. Kromar, que era su secretario particular, y del general Berzewiczy. Al día siguiente, a la una y media de la tarde, la emperatriz y su dama de compañía salieron del hotel a pie y se dirigieron al embarcadero. Allí, el anarquista italiano Luigi Lucheni acabó con su vida clavándole un estilete en el corazón, una vida que no fue tan idílica como la pintaron las películas protagonizadas por Romy Schneider en la década de los 50.


Sissi fue una mujer atormentada, obsesionada por numerosos fantasmas y asfixiada por la rigidez de la corte imperial pero también fue una mujer culta, admiradora de Byron, de Shakespeare y de la cultura clásica griega y que llegó a escribir dos poemarios, Cantos del mar del Norte y Cantos de Invierno, que entregó al presidente de la Confederación Helvética para que fuesen publicados a los 60 años de su muerte.

No hay comentarios:

Desde el 06/11/06...