Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

domingo, enero 14

Aventurero e ilustrado

Horace Bénédict de Saussure (1740-1799), naturalista, geólogo, botánico, físico y amante de las aventuras, no sólo fue un pionero en el campo de la exploración científica de los Alpes, también es considerado como el inventor del alpinismo. Miembro de una ilustre familia, fue profesor de la Universidad de Ginebra, su ciudad natal, a los 24 años. Su padre, Nicolas de Saussure fue un reconocido agrónomo, sus hijos Henri y Nicolas siguieron sus pasos y otro de sus hijos, Ferdinand, sigue siendo considerado uno de los más reputados lingüistas del mundo, pero de él me ocuparé en otra ocasión.

Realizó diversas expediciones científicas a los Alpes para estudiar la flora y la geología de la zona, organizó en 1786 la primera ascensión al Mont Blanc y participó en la segunda un año más tarde. En la cima midió la temperatura de ebullición del agua, la temperatura de la nieve y el pulso de sus guías para sus estudios científicos. Con este ascenso dió un paso muy importante en la consideración de la montaña como objeto de interés científico y no sólo deportivo o de entretenimiento.

En la intensa actividad desplegada a lo largo de su vida, Saussure siempre fue un apasionado de la montaña. En 1772 viajó a Italia y realizó la ascensión al Vesubio y al Etna. Estas aventuras pudo realizarlas gracias a la acomodada posición económica de su familia y a la fortuna de su esposa, Albertine-Amélie Boissier, hija de adinerados banqueros.

Descubridor de numerosos minerales, inventó diversos instrumentos de medida, entre ellos un anemómetro y un higrómetro, también destacó por sus obras Viaje a los Alpes (1779) y Ensayos sobre la higrometría (1783). Siendo profesor en Ginebra, propuso una importante reforma en el plan de estudios que otorgó a las ciencias naturales la misma importancia que entonces tenían el latín, las ciencias morales y la religión.

Murió en Conches, a los 59 años, y está enterrado en el cementerio del Plainpalais de Ginebra. Desde el mismo año de su muerte, una planta endémica de los Alpes lleva su nombre: la Saussurea alpina.

2 comentarios:

amelche dijo...

Leí algo sobre él en unos carteles que había en Chamonix, pero no sabía que fuera el padre de Ferdinand. Muy interesante el post.

T dijo...

Muchas gracias.

Desde el 06/11/06...