Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

jueves, noviembre 16

Poemas de Ginebra, 1993



BOULEVARD DES PHILOSOPHES


¡Qué manera de dilapidar el tiempo! Siempre encerrados
en la palabra, sosteniendo un edificio de ruinas
y equívocos. No soportáis el olvido y alzáis la voz,
irreverentes, cáusticos, en medio de las aulas
o en los mercadillos de la gloria. Truenos sois
que resonáis en el desierto o ante los ridículos
tenderetes de los maestros callejeros.
Andáis tras el trágico elixir de la sabiduría
y no sabéis que la Vita Vulgaris es un arte difícil
de practicar.

Unas veces ebrios y otras sobrios, vais siempre
urdiendo la trampa de la razón con hilos de niebla
y fuego. Camináis sobre el filo de la navaja,
entre el suicidio y la lucidez, entre el volcán
la lengua de hielo. Hombres, después de todo,
vulgares transeúntes de eso que aún no habéis
podido definir: la vida.

Manuel Jurado López

2 comentarios:

Almach dijo...

¡Que terriblemente ciertas son las tres últimas líneas!. Aunque más allá de definiciones...creo que sí que le damos contenido con nuestros pasos de transeúntes.

Un abrazo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Desde el 06/11/06...