Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

miércoles, enero 18

Otra maravilla


Este puente bien podría ser uno de esos 21 finalistas a las siete nuevas maravillas del mundo. Está en Lucerna y tiene una larga y azarosa historia. El Kapellbrücke, el Puente de la Capilla, es un puente cubierto, construido en madera en el año 1333 sobre el río Reuss y consta de dos tramos de unos 200 metros, unidos por una torre octogonal de piedra, la Wasserturm o Torre del Agua. Ha sido reconstruído o restaurado al menos diez veces en toda su historia.

Es famoso por sus pinturas en los paneles triangulares de las esquinas entrantes del tejado. Son del siglo XVII y muestran escenas de la fundación de Suiza que tienen como motivo principal las hazañas de los fundadores. Son 158 paneles en total, lo que hizo que el proyecto saliese bastante caro y, por eso, se apeló a los ciudadanos acomodados de Lucerna para que contribuyeran a sufragarlo.

Casi todos son obra de Hans Wegmann, un pintor de Zürich que se dió cuenta pronto de que él sólo no podía hacerlo todo y subcontrató a otros pintores para que le ayudaran, lo que duplicó el precio inicial. (Ya ven que no hay nada nuevo bajo el sol.)

En 1741, una inundación causó daños importantes en el puente y algunos cuadros cayeron al río, por lo que hubo que reemplazarlos o restaurarlos. Los ciudadanos que contribuyeron a su restauración, insertaron sus armas familiares en las nuevas pinturas pero con el tiempo y las repetidas restauraciones, las nuevas pinturas se alejaban cada vez más de la obra primitiva de Wegmann hasta que a principios del siglo XX, las autoridades municipales decidieron reponer los paneles a su estado original.

En 1993, un devastador incendio destrozó dos terceras partes de los paneles. Una vez más, volvieron a restaurarse y el puente sigue siendo uno de los símbolos de la ciudad.

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Desde el 06/11/06...