Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

viernes, junio 27

Instrucciones para no perderse en La Montaña


¿Qué puedo decir sobre el libro y sobre cómo hay que leerlo? Comienzo haciendo una exigencia muy arrogante, a saber, la de leerlo dos veces. Esta exigencia se retirará naturalmente de inmediato en el caso de que la primera lectura haya resultado aburrida. El arte no debe ser tarea escolar ni aburrimiento [...], sino que quiere y debe deparar alegría, debe entretener y dar vida, y aquel sobre el cual una obra determinada no ejerza efecto debe dejarla y volcarse en otra. Pero a quien haya llegado al final de La Montaña Mágica le recomiendo leerla de nuevo, porque su forma especial, su carácter en cuanto composición, implica que el placer del lector aumentará y se profundizará en la segunda lectura, del mismo modo que hay que conocer una pieza de música para poder disfrutarle plenamente.


Thomas Mann
(De una conferencia dictada a los estudiantes de la Universidad de Princeton, USA, el 10 de mayo de 1939)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

G.

En mi opinión, resulta interesante la opinión de Ricardo Gullón La novela de Tomás Mann es un libro absoluto en el sentido que le da a la frase Charles Morgan, cuando la aclara y completa, diciendo que «Las circunstancias en que los leemos no los alteran más que un lago no es alterado por las movibles imágenes de nosotros mismos, que percibimos en su seno». Quiere decirse, pues, que La Montaña Mágica es un libro inmutable, un libro que no puede ser modificado por la actitud con que nos situemos frente a él, porque ha trascendido, se ha elevado sobre sí mismo y sobre los azares del tiempo y se colocó en el fondo de la vida eterna e inquieta, del Instante que no tiene nombre, ni ayer ni futuro.

Revista de Occidente, XLVII, núm. 140 (febrero 1935)

T dijo...

Es una apreciación muy cierta, la de Gullón, yo la he leído cuatro veces ya, y volveré a leerla otra más, por lo menos. La he leído en edades muy diferentes y en circunstancias también muy diferentes y la novela se impone a todo. De alguna manera te trasladas al 'balneario' y también el tiempo se detiene para el lector. Es apasionante.

Desde el 06/11/06...