Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

miércoles, julio 11

Eléctrico

El instrumento que revolucionó la historia de la música popular, la guitarra eléctrica, tiene padre suizo. El ingeniero Adolph Rickenbacher nació en el país helvético en 1886 y emigró muy joven a Los Ángeles, allí se asoció con George Beauchamp, un constructor de guitarras hawaianas, con el que fundó la Electro String Instrument Corporation. En 1931 tuvo la idea de incorporar a la guitarra tradicional una pastilla magnética, fabricada con una aleación de acero y de tungsteno, que la hacía sonar más fuerte. Rickenbacher nunca imaginó que su idea llegase tan lejos.

A la muerte de Beauchamp, la compañía pasó a llamarse Rickembacker y se consolidó como la referencia a imitar en el negocio creciente de las guitarras eléctricas. En 1959, Rickenbacker produjo la serie 'Capri', incluyendo las guitarras semiacústicas con doble recorte que se transformarían en la famosa Serie 300.

La firma adquirió gran prestigio en los años sesenta por sus originales diseños, por ejemplo, la guitarra de doce cuerdas utilizada por Roger McGuinn, de los Byrds, en su versión de 'Mr Tambourine Man' y se consagró cuando The Beatles alcanzaron la celebridad ya que desde que eran unos desconocidos, John Lennon y George Harrison tocaron siempre guitarras Rickembacker y el bajo de Paul McCartney era de la misma casa. Con ellos, el ingeniero suizo alcanzó la gloria y entró en la leyenda.

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Desde el 06/11/06...