Este blog no está subvencionado por la Confederación Helvética.

martes, enero 24

Ella era Heidi

Corretear descalza por los prados, acariciar cabras y trepar a los árboles eran las aficiones favoritas de Johanna. Nació en 1827 en Hirzel, un pueblecito cerca de Zürich y fue una niña rebelde que no quería crecer.

Sin embargo, la vida le tenía reservado un matrimonio con un importante abogado perteneciente a la alta sociedad de Zürich: Johann Bernhard Spyri. desde entonces, usó severos vestidos negros cerrados hasta el cuello y no dejaba escapar ningún rizo de su sobrio peinado. Su mirada era triste, no le gustaba vivir en la ciudad; extrañaba Hirzel, el sonido de los cencerros de las vacas, el cielo abierto y la libertad de la naturaleza.

Con el nacimiento de su único hijo, Bernhard, su tristeza empeoró más todavía y comenzó a sufrir fuertes depresiones. Unas vacaciones en Jenins, en el cantón de los Grisones, hicieron que encontrase la vía de escape que cambiaría su vida: comenzó a escribir y publicó sus primeros cuentos con un seudónimo, pero no tuvieron gran éxito hasta que publicó, en 1880 'Heidi Lehr- und Wanderjahre' que consiguió fama mundial. En 1881 se publicó la segunda parte: 'Heidi kann brauchen, was es gelernt hat' con un éxito similar.

Johanna Spyri murió en 1901 convertida en una autora venerada no sólo por los suizos, ya que su obra ha sido traducida a más de 50 idiomas. Además, las aventuras de la niña de los mofletes colorados, como saben todos ustedes, han sido llevadas varias veces al cine, en 1920 la protaganizó Shirley Temple, y la serie de de dibujos animados japonesa sigue siendo líder de ventas en medio mundo.

En el retrato parece Fräulein Rottenmeier pero en realidad, ella era Heidi.

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Desde el 06/11/06...